miércoles, 29 de abril de 2020

Ayahuasca en casa

El 2015 fue el peor año de mi vida (hasta ahora, como diría Homero Simpson). Tuve tantos bajones en tan poco tiempo que lloraba como si hubiera visto un día entero La tumba de las luciérnagas y me despertaba a las tres de la mañana sin poder volver a dormir. Estuve así durante algunas semanas, hasta que decidí buscar ayuda.

Quizás lo más inteligente hubiera sido ir al psicólogo, pero yo no quería hablar con nadie: solo quería dormir. Así que, aprovechando que en ese entonces tenía seguro, saqué cita con una neuróloga. El día de la consulta le hice un breve resumen de lo que me estaba pasando y recuerdo haberle rogado sutilmente para que me diera algo que me noqueara por varias horas y me dejara dormir. Me recetó una pastilla de la que nunca había escuchado y salí de la consulta más tranquila.

Ese día, en la noche, me puse la pijama, partí la pastilla en dos y me dispuse a dormir. Lo que vino a continuación yo aún lo recuerdo como una anécdota divertida (porque, según yo, estuve consciente todo el tiempo), pero si le preguntan a mis hermanas o a mi madre les dirán que parecía que estaba en plena sesión casera de ayahuasca.

Básicamente recuerdo estas cinco cosas:

Recuerdo #1: por algún motivo, me senté en el borde de mi cama, a oscuras, a conversar con el oso de peluche que le había regalado el enamorado (ahora esposo) de mi hermana. No recuerdo qué me decía: solo sé que él me hablaba y yo le respondía mientras escuchaba de fondo la voz de una de mis hermanas que decía "ma, creo que algo le está pasando a Ale".

Recuerdo #2: en la pared al costado de mi cama tengo un cuadro lleno de fotos al estilo collage y todas, absolutamente todas las caras me saludaban y se movían de un lado para el otro, como si estuvieran en una danza alegre. No recuerdo emitir ningún sonido, pero algo debí haber dicho (o hecho) porque las voces de fondo se escuchaban cada vez más preocupadas, sobre todo la de mi mamá: "Ange, ¿puedes ver qué le pasa a Ale? Hoy fue al médico y creo que la pastilla que le recetaron le ha caído mal". En mi mente respondía (con las palabras arrastrándose considerablemente) "peeeroooo yoooooo eeeeeestooooy bieeeeeeen, ¿noooooo meeeeee veeeeeeeeen?".

Recuerdo #3: estuve tranquila todo el tiempo, sintiéndome como Alicia en el País de las Maravillas, fascinada con los objetos hablándome, hasta que mi papá se acercó con un vaso de agua y me abrazó. Por algún motivo, eso me desconcertó y mi lado consciente dijo "okey, si me está abrazando mi papá es porque algo me está pasando y no me estoy dando cuenta". Acto seguido, comencé a temblar y a llorar, asustada. "Todo se está moviendo, pa. Haz que dejen de moverse las cosas". "Ya, hijita, ahorita va a pasar. Toma un poco de agua y luego échate".

Recuerdo #4: tomé el agua, me eché, mi papá salió de mi cuarto y me giré hacia la izquierda, el lado de mi hermana, quien en el techo había pegado estrellas que brillaban en la oscuridad. En pocos segundos, las estrellas comenzaban a moverse formando diversas figuras, hasta que se abría un hueco en el techo y una mano aparecía invitándome a seguirla. "Pero...¿adónde voy a ir? Tú estás en el techo y en el techo no hay nada", le respondía (porque podré estar pastrula, pero inconsciente nunca...según mi versión, al menos).

Recuerdo #5: al decidir que no iba a seguir a esa mano, en algún momento cerré los ojos y mi cuerpo y mente se apagaron. Por nueve mágicas horas pude dormir sin interrupciones ni impulsos que me despertaran para llorar. Había conseguido lo que quería.

Al día siguiente, desperté para ir al trabajo, sin cruzarme con nadie de la casa. Ya en la oficina, tuve dos llamadas telefónicas. Primero llamé a la doctora a contarle lo sucedido, con una mezcla de miedo  y agradecimiento, y su respuesta fue de lo más brillante: "Ya, pero...¿dormiste como querías o no? En todo caso, hoy prueba tomando la mitad de la mitad" (ah, pues, entonces sí...).

Al poco rato llamó mi mamá y recuerdo que parte de la conversación fue algo así:

- Hija, ¿cómo te sientes?
- Bien, ¿por?
- Nos quedamos preocupados. No sabes cómo te pusiste ayer...
- Sí recuerdo, pero las pastillas me ayudaron porque por fin pude dormir de corrido.
- Las he botado y la receta también.
- ¡¿Qué?! Ma, dámelas, por favor. Tú sabes lo mal que la he pasado estos meses y esas pastillas han sido lo único que me han ayudado para dormir bien.

Supongo que mi madre se apiadó de mí (y de mis ojeras) y ese día, al llegar a casa, me devolvió las pastillas y la receta. Los días que seguí tomando la pastilla (que, en algún momento, se convirtió en mi mejor amiga) procuré acostarme apenas lo hacía, aunque hubo días en que me sentía lo suficientemente valiente (o aburrida) y dejaba que pasaran algunos minutos para ver qué ocurría.

(Un día, tomé la pastilla y me dirigí al baño de mis padres, que tiene la ducha justo al frente del wáter. Y mientras orinaba en la oscuridad, vi cómo le salían bracitos a los frascos de los champús y se peleaban entre ellos –era tan divertido imaginarlos como dos Tiranosaurios Rex forcejeando–. Luego de un jijí-jajajá y de un "ya estuvo buena esta pastrulada", me eché en mi cama y entré en coma a los pocos segundos).

Han pasado varios años desde aquel episodio y, aunque sigo durmiendo como el orto, tengo una cosa clara: ya no quiero ser Alicia ni estar en el País de las Maravillas.

                    


16 comentarios:

  1. Ale, cada vez que leo una entrada de tu blog me remonto al 2013 jaja me encantó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aww, cuando lo actualizaba casi todos los meses :( Gracias, Patty! <3

      Eliminar
  2. Ostras, pues sí eran fuertes las pastillas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Bastante. Probé varias cosas y esas pastillas fueron lo único que me ayudó a dormir de corrido.

      Eliminar
  3. Ale, empezar el día con una historia así es ⭐⭐⭐⭐⭐

    ResponderEliminar
  4. Me encanta cómo escribes! Locaso todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Sí, demasiado fuerte la pastilla, pero fue lo único que me ayudó en esa época :(

      Eliminar
    2. En vista que finalmente nada malo te ocurrió sólo corresponde soltar un merecido jajajaaaa...Me has hecho matar de risa.
      PD) Yo no entré en coma ni con 19 carbomazepinas pero entré en UCI, hace ya tantos años; y sí que pareció una dosis de floripondio pero con alucinantes alucinaciones las que relatas. Genial narrativa. Buen inicio de semana.

      Eliminar
    3. ¡Muchas gracias! Espero que ya no sientas la necesidad de recurrir a eso. Buen inicio de semana para ti también :)

      Eliminar
  5. Ojo que la historia del amigo Charles Lutwidge Dodgson pudo haber tenido el mismo origen. Y de todas las cosas que imaginaste desubicada, creo que me quedo con los bracitos que le salían a los frascos de los champús y se peleaban entre ellos. Me hizo reír. No tu problema con Morfeo, si no la imaginación libre empastillada. "Alicia en el país de las maravillas"... versión covid 2020 "Alesita con las pastis ve maravillas". Te queremos despierta y, como siempre, desubicada. Dos besos. Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja La pelea de los champús también es mi favorita y me gusta esa frase :) ¡Gracias, Pablo! Un abrazo.

      Eliminar
    2. En una parte de tu historia me asustaste, felizmente lograste dormir...ojala ya no la necesites...

      Eliminar
    3. Sigo durmiendo hasta las patas, pero ahora trato de recurrir a opciones más saludables :)

      Eliminar
  6. Seguro eran de esas pastillas que las hacen por la victoria, puro azúcar jijiji !!!. Buen relato, asumo no me darás la receta ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja No, las compraba en Inkafarma con la receta. Estás en lo cierto: prefiero no decir el nombre porque luego me sentiré responsable si a alguien le cae mal las pastillas :P

      Eliminar