miércoles, 18 de febrero de 2015

No dejes de ser feliz

¿Se han dado cuenta de que todos (por favor, no tomar en serio la generalización) seguimos la misma línea cuando felicitamos a alguien por su cumpleaños?

Cuando éramos chibolos, la frase “¡Feliz cumpleaños!” estaba seguida de “¡Nunca cambies!”, sin percatarnos que, en ocasiones, las personas cambian tanto que no llegamos a reconocerlas. Cuando crecemos, la frase “¡Feliz cumpleaños!” está seguida de “¡Que lo pases lindo!”.

Basta de sonseras. Basta de mensajes robóticos y sin sentimiento:

Yo te deseo con todo corazón…

Relaciones increíbles.
Que trabajes en lo que más te guste.
Que encuentres al amor de tu vida.
Que beses hasta que te duelan los labios.
Orgasmos inolvidables.
Que consigas lo que siempre deseaste (si trabajas duro para lograrlo; sino no).
Aprendizajes todos los días.
Las mejores juergas de verano.
Que te reconozcan.
Que logres grandes cosas.
Que experimentes a diario.
Mil noches de placer.
Que vivas de la mejor manera.
Abrazos diarios.
La casa soñada.
Que te saques la lotería.
Que nunca dejes de soñar.
Sexo imparable.
Que te compres el carro que querías desde niño.
Que viajes todos los años.
Que seas humilde y honesto siempre.

Y que nunca, nunca dejes de ser feliz.

jueves, 5 de febrero de 2015

Luchadores

Despierta.

Levántate.

Lávate la cara.

Desayuna. Hoy necesitas más fuerzas que ayer.

Báñate.

Medita bajo el agua.

Sécate.

Lávate los dientes.

(Sobre) Vive.

Ríe, habla, observa.

Come hasta que ya no te suene la tripa.

Lávate de nuevo.

Quítate lo malo del día.

Cámbiate.

Toma un vaso de agua. O dos.

Cierra las cortinas y la puerta, si así lo prefieres.

Apaga el celular.

Échate y cierra los ojos.

Nota el silencio. Disfrútalo.

Nota tu corazón. Escúchalo. 

Aún late. Aún lucha.

Lo lograste, a pesar de todo.

Lograste sobrevivir otro día.

Puedes hacerlo un día más.



Vamos; lo estás haciendo bien.


Dedicado a todos los luchadores



*inspirado en un texto de Charlotte Eriksson