miércoles, 14 de enero de 2015

Dulce amarga

No tengo abuelos paternos. Mi abuelo falleció antes de que yo naciera y mi abuela falleció el 31 de enero del 2013. Cuando falleció el primero, mi papá y sus hermanos tuvieron la hermosa idea de separar una lápida a su lado, de manera que, cuando se fuera mi abuela, ella la ocuparía y ambos descansarían juntos por el resto de sus vidas.

A él lo extraño aunque nunca lo conocí. A ella la extraño como si se hubiera ido ayer.

Procuro visitarlos varias veces al año, pero creo que siempre es una experiencia dulce-amarga ir al cementerio.

Llego con las ganas de tenerlos cerca y salgo con las ganas de tenerlos siempre conmigo.
Me siento mal internamente porque no los visito tan seguido como quisiera.
Veo a mi papá haciendo todo lo posible por evitar llorar (está bien, papá).
Pienso en todas las cosas que pude hacer o decirle a mi abuela.
Les digo internamente que los extraño y que me gustaría verlos de nuevo.
Les pido visitarme en sueños para poder abrazarlo por primera vez y a ella una nueva vez.
Recuerdo los momentos que pasé con mi abuela antes de que se fuera e imagino cómo hubiera sido la relación con mi abuelo.
Abrazo la lápida porque siento que solo el cemento me separa de ellos.
Mojo mis ojos y escucho que alguien me dice “señorita, ya vamos a cerrar”.

No recuerdo si esto lo mencioné en el blog o en Twitter pero, conforme voy creciendo, me he dado cuenta de que la vida no es tan bonita cuando te percatas de que, mientras tu vida empieza, la de otros llega a su final.


 Los extraño



6 comentarios:

  1. Te entiendo totalmente, la diferencia es que yo, cuando se murió mi mama, fue como un vacío terrible. No veo nada en el cementerio. Voy porque aunque sea un pedacito de ella esta ahí.
    Ir al cementerio siempre te deja un gusto amargo en la boca
    Besotes nena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado, pero al menos sé que ahí está ''físicamente''. Lamento mucho lo de tu mamá :/ Un abrazo!

      Eliminar
  2. Que linda foto de tus abuelos, cavag! <3

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo sobre que es una experiencia dulce amarga ir al cementerio, creo que por eso no voy mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no voy tan seguido como quisiera. Pero siento que, cuando voy, ellos me escuchan -de alguna manera.

      Eliminar