miércoles, 4 de septiembre de 2013

Las bellas también son bestias

Hace dos sábados fui al teatro con el señorito ubicado. Milagrosamente, yo había llegado primero. Mientras lo esperaba en la cafetería excesivamente cara, me encontré con una amiga que conozco desde el colegio y su enamorado.

Ella había comprado un sánguche y lo había pedido para llevar, pero yo, porque no me había dado el cerebro, había pedido el mío para comer ahí, por lo que en ese momento me encontraba parada, conversando y con el plato en la mano.

Me acerqué para dejar el plato y un señor a mi izquierda, de unos casi 60 años, me miró fijamente y me dijo “Hola. Seguro no te acuerdas de mí”.

Cuando estoy nerviosa o traumada me imagino lo peor, debo decir. Por ejemplo, una vez subí al segundo piso de un edificio con el encargado de una empresa que ayudaba a bajar de peso. Como la marca no era conocida y no había gente alrededor,  sentí que al subir recibiría el mismo trato que una extranjera en la película Hostel. Esa vez, sentí que el señor era un pedófilo de Twitter con quien, en algún momento, había entablado una conversación y él lo había entendido como algo más. Sentí que estaba en peligro y que me iban a secuestrar.

Asustada, le regalé mi mejor cara de culo y me alejé de él.

Ya en compañía de mi amiga y de su flaco, les comenté sobre el señor pedófilo. Ella, sorprendida, me preguntó dónde estaba el señor. “Allá, al costado de la caja” le dije. “¿El señor de lentes y con boina?” “¡Sí, ese es el violador!” le contesté.

Marifé, muy seria, me dijo “Cavag, es mi papá”.


Y con esta anécdota doy la bienvenida a una nueva categoría en el blog: las bellas también son bestias. 

17 comentarios:

  1. Qué roche, Ale jajajaja. Pero te sirvió para hacernos reir . Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Imagínate mi cara! Pero con boina no reconocí a mi tío ni un poquito :(

      Gracias por leer :)

      Eliminar
  2. Creo que nunca te lo había dicho y qué mejor manera por acá: me encanta tu forma de escribir.

    Ese día no lo voy a olvidar, te acercaste a mí cuando llegué, estabas roja y no podía parar de reírme jaja.

    No eres bestia, sólo eres bella :)

    Te amo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, amor!

      Yo no olvidaré este día porque, por primera vez, escribiste en mi blog :)

      Te amo más.

      Eliminar
  3. Jajajajjaajjajajajajajajajajajjajaja me hiciste el día. te quiero desubicada♥

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJA Aleee, me he reído demasiado! jajajaja qué roche :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yeee! Jajaja Sí, lo peor fue cuando tuve que acercarme a mi tío a pedirle disculpas ._.

      Eliminar
  5. Hace unos años salí a dar una vuelta en un parque cerca de la oficina. Una bicicleta venía por la vereda; miré al conductor a la cara, había algo allí que no entendía; era una adolescente que no parecía del barrio en el que estaba. "¡Imbécil!", me dijo. Quedé como pedófilo.

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJA pobre mi tio!!!!! Ya mi imagino, si hubiera estado ahí contigo, no hubiera podido aguantarme de la risa jajajajajaa hay cavag <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Lo peor fue que Marifai me dijo "pero, Cavag, si hubieras visto más a la izquierda hubieras visto a mi mamá y hubieras reconocido a mi papá" :$

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Creo que me pasa lo mismo: las miro, pero no les presto atención. Hay que tener más cuidado :P

      Eliminar