martes, 19 de febrero de 2013

Costumbres


Ya sea consciente o inconscientemente, hay ciertas cosas que hacemos porque forman parte de una especie de rutina.

Como poner el despertador a una hora determinada, apagarlo cuando suena, despertarte media hora después y putearte porque llegarás tarde. O echarle el ojo a la “fruta prohibida”: a tu amor platónico, al ex de tu amiga, a la hermana o mamá de tu pata, a tu profesora. O drogarte con la gasolina cuando estás en el grifo, con el Liquid Paper cuando la cagaste en el papel y con el pasillo de barniz y cera de Metro.

No olvidar mirarte en el espejo o pensar que tienes un moco pegado en la cara cuando notas que alguien no deja de mirarte, escuchar canciones corta-venas cuando más deprimido(a) estás, quitarte los pellejos del labio y, acto seguido, tomar jugo de naranja, empujar cuando dice “jale”, preguntar “¿qué?” cuando has escuchado perfectamente bien, llegar a la cocina y olvidar lo que ibas a hacer (pero lo solucionas porque comes lo primero que encuentras), decir mil y una vez “el lunes empiezo dieta”, “este ciclo voy a estudiar a conciencia” y el infaltable “hoy sí duermo temprano”.

Cantar o ver porno como si nadie estuviera en casa (y alguien está en el cuarto del costado), que tu estómago ruja del hambre desde las 11 de la mañana, regresar con quien te hace mierda, preguntarte qué será con tu vida cuando terminas de leer un libro, cabecear en clase porque ayer te quedaste despierto(a) hasta tarde viendo películas estudiando, sacar pica cuando lograste lo que querías y picarte cuando no lo hiciste, entrar y salir caletaza del telo por pensar que, mágicamente, pasará un conocido por ahí justo en ese momento, decir que nada pasa cuando pasa todo, ponerte exquisito(a) cuando alguien quiere entrar en tu vida y luego quejarte de que estás más solo(a) que la primera rebanada del pan de molde, que sueltes un eructo o te tires un pedo cuando todos los demás están en silencio, presionar infinitas veces el botón del ascensor como si este fuera a llegar más rápido, querer algo o a alguien cuando ya no lo puedes tener, poner los ojitos del Gato con Botas para conseguir de los demás lo que quieres, valorar lo que tuviste cuando ya se ha ido de tu lado, acomodarte el calzón o los huevos en la calle, decir que llegas en 5 minutos cuando ni siquiera te has bañado o bailar como si nadie te estuviera mirando.

Que se pierda la virginidad, las llaves o el celular, pero que nunca, nunca se pierdan estas hermosas costumbres.

22 comentarios:

  1. Qué lindo post, Ale. Se te extrañaba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pame! Yo también los extrañaba :)

      Eliminar
  2. Una buena acomodada de huevos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una buena sacada de calzón!

      Eliminar
    2. ¡Mi calzón me está violando!

      Eliminar
    3. Mi sostén está atentando contra mis lolas :(

      Eliminar
  3. Costumbres q estan muy arraigadas en nuestro subconsciente y q no deberiamos cambiar como ese atisbo de desilusion cuando solo nos queda una hoja para terminar de leer un libro, o las q si deberiamos y por alguna razon no podemos como la de volver siempre con el mismo idiota, pero como lo dices son estas costumbres las q le dan color a nuestras vidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Y lees la última página lento, porque no quieres que todo acabe.

      Lo de regresar con alguien que te hace daño creo que es casi inevitable, pero despierta al masoquista que todos llevamos dentro ;) Saludos!

      Eliminar
  4. Costumbres q estan muy arraigadas en nuestro subconsciente y q no deberiamos cambiar como ese atisbo de desilusion cuando solo nos queda una hoja para terminar de leer un libro, o las q si deberiamos y por alguna razon no podemos como la de volver siempre con el mismo idiota, pero como lo dices son estas costumbres las q le dan color a nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja bueno hay algunas cosas que si me gustaria cambiar, pero la costumbre que se ha vuelto habito es tan dificil de erradicar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Claro. Hay algunas que por inercia salen!

      Eliminar
  6. OYE DESUBICADA ERES LO MÁXIMOOOOOO! SOY TU FANÁTICA NÚMERO UNO!

    ResponderEliminar
  7. DESUBICADA ERES LO MÁXIMOOOOOO... SOY TU FANÁTICA NÚMERO UNO!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. jajaja me ha gustado este post regresaste!! --se te extrañaba..:/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Gianella! Yo también los extrañaba <3

      Eliminar
  9. hasta que esta volviendo la inspiracion desubicadita, pucha me dio nostalgia tu post, todas esas huevaditas que siempre nos acompaña en la vida, gracias caracho =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya era hora! Huevaditas que nos acompañan y seguirán acompañando, ya verás :P

      Eliminar
  10. Simplemente no puedo creer que bien sontenido esta este texto y todo lo que hace reflecionar . Gacias :)

    ResponderEliminar
  11. Que no se pierda la bonita costumbre de enamorarse. (:

    ResponderEliminar