martes, 18 de diciembre de 2012

Desagradable sorpresa


Siguiendo el estilo de Ross Geller (mi amigo favorito), me gusta estar enamorada y sentirme comprometida con alguien.

Cuando tengo enamorado, me gusta –prepárense porque se viene lo cursi– tomarle de la mano y sentir su piel caliente y suavecita (a menos que la tenga como lija), estar con él por mucho tiempo y seguir sintiendo huevaditas en el estómago, imaginarme la vida con él, regalarle mamarrachos hechos por mí, reírme de y con él y encontrar nuevas formas de sorprenderlo.

Aquel día me dieron ganas de hacerle eso a mi ex flaco.

Quedamos en vernos en el parque Kennedy de Miraflores, en donde le haría probar mi adorado té burbuja con posterior ida al cine.

Al llegar, en lugar de llamarlo o de mandarle un mensaje de texto avisándole dónde estaba, se me dio por combatir mi ceguera colectiva (cuando hay mucha gente en un solo lugar, todas las personas me parecen las mismas y no suelo reconocer a nadie) y saludarlo desde atrás.

Minutos después de rastrear el lugar con la mirada, había encontrado al señorito ubicado.

Cuidadosa y sigilosamente, caminé despacio hacia mi presa para que no se diera cuenta. Y cuando llegué a la banca y exclamé muy emocionadamente “¡hola, mi amor!” me topé con una desagradable sorpresa.

Aquel muchacho no era mi enamorado.

22 comentarios:

  1. Suele pasar, una vez a un amigo mio se le ocurrio entrar a mi oficina y taparme los ojos, como era chatin sus manos eran pequeñas como de una chica y pense que eran las de mi enamorada de ese entonces, ya te imaginaras que paso...
    Cuando me di cuenta quien era, casi lo lanzo por la puerta XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Imagínate que él también se haya equivocado y pensaba que tú eras su flaca.

      Eliminar
    2. noooooo wayyyy, mucho lote para el :P

      Eliminar
  2. y qué tal si lo saludabas con una palmada? jajaja. esa sorpresa nadie se la quitaba a él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Probablemente hubiera metido mi cabeza en un tacho de basura.

      Eliminar
  3. eso suele pasar. me ha pasado y la flaca me dijo mi vida y milagros.

    ResponderEliminar
  4. eso no es nada, a mi me paso darle una nalgada pensando que era mi flaca yo llegando por atras, y no era...me gane un lapaso :S....pero chevere todas las huevaditas que cuentas cuando te tiemplas, esa desubicada =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con buena razón, pues. Te pasas! Jajaja Gracias :)

      Eliminar
  5. mayores sorpresas...algo así como esto: http://casademagdala.blogspot.com/2012/09/sorpresa.html jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja No puedo creerlo. Qué loco el final. Buena forma de terminar el post ;)

      Eliminar
    2. basada en un(as) historia(s) real(es)

      Eliminar
  6. Suele pasar xddd. No puedo evitar acordarme de una persona especial, que acabo de conocer, al leer tus primeras lineas. Ella tiene miedo a compromoterse ( y eso es jodidamente perjudicial para mi ) pero dejemos que ella sea feliz a su manera. Bueno, si me hubiera pasado lo que a ti, harìa lo unico que se debe hacer en momentos dificiles.. hacerme bolita. (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso o cagarte de risa por la experiencia :)

      Tal vez tiene miedo a eso porque ha sufrido en el pasado y no quiere volverlo a hacer, por lo que ese miedo es como su coraza. Eso también suele pasar. Paciencia y buen humor ;)

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Jajaja Sí, pero las historias de los comentarios de arriba están peor!

      Eliminar
  8. Pero cómo reaccionó el pata!! cuenta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se mató de risa nomás, jajaja. Me disculpé y me dijo ''no te preocupes. Sólo son cosas que pasan''.

      Eliminar