lunes, 17 de septiembre de 2012

''Tenemos que hablar''


Desde agosto del 2010, Twitter ha sido una especie de catarsis para mí, aparte de mi blog.

Sí, tengo amigos para llamar (creo), pero me resulta más cómodo coger mi celular o laptop, abrir Tweetdeck, desfogarme con una frase, cerrar la aplicación y olvidarme del tema.
Eso fue lo que hice el martes de la semana pasada.

Tenía que ir al Centro de Atención al Alumno de la universidad y lo que vi apenas entré me estropeó el ánimo en segundos (tengo el defecto de molestarme en menos de lo que dura una eyaculación precoz): ocho ventanillas y sólo tres personas atendiendo. Por supuesto, lo primero que se me ocurrió hacer fue descargar mi ira por Twitter, cometiendo el error de decir el nombre de la universidad (lo bueno de ser impulsiva es que, al momento de hacerlo, te sientes jodidamente bien. Lo malo es que después puedes arrepentirte).

Llegué a mi casa a las 9 pm y mi mamá, preocupada, me comunicó que había llamado un representante de la universidad preguntando por mí. “Es por el tuit”, pensé automáticamente. Y la paranoia me invadió.

¿Me sancionarán? ¿Me expulsarán? ¿Harán público mi caso? ¿Podré denunciarlos por violar mi libertad de expresión? ¿Mi papá me desheredará? ¿Mi mamá me botará de la casa?

“Tranquila. No creo que sea por eso. Si fuera el caso, te llamarían de parte del rector o un jefe superior. ¿No has hecho otra cosa? Fácil es por tus notas o algún trámite pendiente”, me dijo Juan Eduardo.

Automáticamente, pensé en todas las barbaridades que he cometido a lo largo de mi vida universitaria, y me di cuenta de lo común que es esta reacción.

Cuando alguien te dice “tenemos que hablar”, pocas veces piensas en que es una buena noticia. En lugar de ello, te rompes el cerebro tratando de descifrar qué es aquello que tienen que decirte, a pesar de estar 99.9% segura de que no has hecho nada malo. Repasas mentalmente todas tus acciones pasadas, tus intenciones, las reacciones de la gente y preparas tu floro barato, tu cara de sufrida o arrepentida y tu autoestima.

Al final, si es que tienes suerte, la noticia es mejor de la que creías. Ya puedes respirar tranquila.

17 comentarios:

  1. Esa frase "TENEMOS QUE HABLAR" da escalofrios.... ahahahhaha ... recuerdo muy bien a mi EX JEFE que me llamo muy seriamente y dijo aquella frase..... los segundos se hacen minutos y luegos horas y una sensacion extraña recorre tu cuerpo .... ahahahhaha!!... jajjaja aun recuerdo que cuando hable con el fue para una estupidez... xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Unos te lo dicen simplemente para joderte la vida. Pero es difícil saber si lo dicen en serio o no, así que siempre está la paranoia :P

      Eliminar
  2. Jajaja a mi en serio me histeriza la frase "tenemos que hablar", hola fin del mundo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también. Es una de mis frases más temidas.

      Eliminar
  3. "Tenemos que hablar" -Mientras no sea la última vez... "¿Y si el mundo se enterara de lo que soy en realidad? -Bah, siempre se puede morir con una mascarilla puesta." Pensaría yo. "Pero, joder! ¿Quién te dio autorización para decirme lo que tengo que hacer" Segundo pensamiento. "Si hablar quieres, tal vez pueda escucharte" Por último. En fin, ¿Para qué llamaron?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También pensé lo segundo que mencionas. Me jode, pero bue.

      Para advertirme que no lo vuelva a hacer :P

      Eliminar
  4. peor es cuando te escriben:la cague,tenemos que hablar. ese la cague no me dejó dormir dos días .

    zorba

    ResponderEliminar
  5. Chocherita ta bueno el post, pero a mi me invade el chisme, para te llamaron de la universidad?? ...

    ResponderEliminar
  6. Al final no mencionaste para qué te llamaron los de la universidad, jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería dejarlo a la imaginación, jaja. Pero fue una advertencia (A)

      Eliminar
  7. Advertencia? Osea si no les gysta tu tweet elles te advierten?... eso es un amago de censura, o estoy mal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone que violé no sé qué reglamento. Una sonsera, pero bueeeno.

      Eliminar
  8. Tienes razón, usualmente esperamos lo peor (es que casi siempre las malas noticias se dan con esas palabras previas), además esas palabras se usan siempre que vas a “cortar” a alguien! O mi viejita las usaba cuando me iban a castigar!! Jajajaja Oh dios! Que recuerdos!!
    Mmm pero por otro lado uno tiene que fijarse muy bien lo que dice, podrías meterte en problemas uno es dueño de lo que piensa y esclavo de lo que dice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Es cierto! O cuando tu jefe te llama y piensa que te va a despedir :P

      Justamente por eso digo lo de impulsiva. En el momento se sintió bien, pero, después de un rato, me di cuenta de que no debí decir el nombre. Lo borré, pero ya me habían pillado :P

      Eliminar
  9. Hola que tal, mi nombre es Vania y soy webmaster al igual que tú! me gusta mucho tu blog y quería pedirte permiso para enlazarte a mis blogs, Así mis usuarios podrán conocer acerca de lo que escribes.

    si estás interesado o te agrada la idea, contáctame a esta dirección ariadna143@gmail.com para acordar el título para tu enlace. Y si no fuera mucha molestia, me puedes agregar tu también una de mis webs. Espero tu pronta respuesta y sigue adelante con tu blog.

    Vania
    ariadna143@gmail.com

    ResponderEliminar